5 trucos para pintar : Arreglar desperfectos en la pared antes de pintar

5-trucos-para-pintar

Antes de ponernos manos a la obra y pintar la casa o una habitación de nuestro apartamento, hay que detectar y arreglar las paredes, para sellar agujeros o arreglar desperfectos, y que al pintar, el resultado sea óptimo. ¿No sabéis qué hacer con esos agujeros tras que quedan tras sacar los clavos de la pared? ¿Cómo arreglar los desperfectos de las paredes? ¿Qué hacer con esa mancha de humedad que lleva seca un montón de tiempo? ¿Y esa grieta que va de lado a lado de la pared? ¡Tranquilos! Tenemos la solución, muy atentos a estos cinco trucos para pintar una pared con desperfectos.

1. Detectar los desperfectos en la pared

Lo primero que debemos de hacer es detectar todos los desperfectos de las paredes, para ello, apagaremos todas las luces de la habitación en la que nos encontremos, cerraremos las persianas para que no entre nada de luz, y con una linterna o lámpara como la de la imagen, vamos alumbrando paralelamente a la pared. De este modo podremos encontrar los desperfectos de forma rápida y sencilla. Cuando encontremos alguno, lo podemos marcar con cinta de carrocero.

2. Tapar agujeros pequeños y grietas

Rellena los agujeros pequeños con masilla, utilizando una espátula, extendiéndola bien en la pared. Alisa la masilla con la espátula. El objetivo es lograr que la unión entre la pared y el hueco rellenado resulte lo más continua posible. Utilizando un trapo húmedo, limpia cualquier resto de masilla que haya podido quedar sobre la pared, alrededor del agujero.

Hay que aplicar varias capas, y dejar secar. Para saber exactamente los tiempos de secado, mirar las instrucciones de la masilla o del compuesto para juntas.

Para las pequeñas grietas en la pared, podemos seguir la misma ejecución que con los agujeros, pero antes, podemos pasar la punta de una espátula por todo el recorrido de la grieta, para sanearla, y que la masilla se asiente correctamente.

Podéis ver el proceso en este vídeo:

3. Agujeros grandes en paredes de yeso

Para arreglar un agujero grande, tendrás que cortar un trozo de pared a cada lado del agujero. De esta forma, podrás acoplar un nuevo trozo de placa de yeso.

Corta a lo largo del contorno dañado del agujero con una sierra para placas de yeso y elimina los trozos que sobren. Después, haz un corte con un cúter en el centro del travesaño. De esta forma, podrás unir el nuevo trozo de placa de yeso al travesaño.

Corta otro trozo de placa de yeso del tamaño del agujero que hayas hecho.

Aplica una capa fina de compuesto para juntas en la unión que hay entre el hueco y la pared.

Coloca la cinta para placas de yeso sobre todo el contorno del agujero. Debes presionar la cinta para alisarla totalmente sobre la masilla y raspar el exceso de masilla con la espátula o la llana.

Aplica masilla o compuesto para juntas formando una línea recta a lo largo de la cinta utilizada y deja secar 12 horas.

Pasa un papel de lija o una esponja de lija de grano 120. Lija la masilla hasta que la superficie del relleno esté lisa y uniforme.

Prepara y pinta la superficie del hueco reparado para que no desentone con el resto de la pared. En el caso de las zonas grandes, como las paredes enteras de placa de yeso y las habitaciones, es aconsejable preparar muy bien la superficie para conseguir un resultado duradero y uniforme. Preparar bien la superficie, además, te ayudará a ahorrar dinero en el acabado de pintura.

4. Pared en mal estado o con manchas antiguas de humedad: enlucir de nuevo la pared

Si hay partes de la pared en muy mal estado, con bolsas, o en aquellos lugares donde ha habido una humedad, hay que enlucirla de nuevo. Para ello, hay que retirar con una espátula todo el yeso antiguo y en mal estado con una espátula.

Después, aplicamos en la zona una imprimación con una brocha y dejamos secar.

Aplicamos después unas masilla de tendidos y enlucidos, con una espátula ancha, hasta igualar con el resto de la pared.

Lijamos la superficie con una lija fina y quitamos el polvo. Por último damos una segunda capa de la masilla para tendidos y enlucidos. Tras el secado de la pared, lijamos con una lija fina, y quitamos de nuevo el polvo.

Tras esto, damos una capa de imprimación a la pared y dejamos secar. ¡Y ya tenemos reparada la pared y lista para pintar!

Podéis ver todos los pasos en este vídeo:

5. Eliminar los pegotes de pegamento

Las espejos, o diferentes elementos, pueden ser adheridos a la pared con pegamentos. Mucho ojo, cuando veas estos pegotes, no trates de tirar de ellos para quitarlos, ya que te llevarás además la capa de yeso y harás un estropicio en la pared. En su lugar, hay que cortar por todo el perímetro del pegote con un cúter o cuchillo.

 

¿Qué os han parecido estos trucos para pintar una pared con desperfectos? Ahora ya tenéis todo lo necesario para comenzar a pintar, y recordad, en este otro post podréis encontrar todos los trucos para pintar de forma correcta las paredes y techos de la casa.

Y si necesitáis ayuda para pintar, podéis encontrar a un pintor o a alguien que os eche una mano en la aplicación Helpy.

Consigue ayuda en Helpy

Tagged on: